Antonio Muñoz Molina hacia el ala moderada del posfranquismo

Muñoz Molina lo tiene todo atado y bien atado. Es un escritor que circula por la vía central de nuestro modelo de transición, un “intelectual”, plenamente asimilable por los grandes medios, a ambas orillas del centro editorial (teniendo en cuenta que en España el centro ideológico está a la derecha).  Extremadamente crítico con el nazismo, acrítico en las entrevistas con la dictadura franquista, ha sabido construir una gran carrera profesional, quizá de mucho más alcance que la literaria.

Buena parte de su éxito se lo debe a la transición y al imperio de la impunidad como lo políticamente correcto, establecido por los herederos democratizados del régimen. Molina ha sido un escritor 100% asimilado, digerible. Tanta amabilidad con lo establecido le ha dado sus frutos. Joven académico de la lengua, predicador de amplias resonancias en grandes medios, Premio Planeta, descubridor de las lindas américas,…

Ante la disyuntiva de elegir entre defender a las víctimas del franquismo o a los herederos democratizados del régimen, lo ha tenido claro: el poder es el que premia, otorga, nombra, abre puertas, ofrece un destino en lo universal.

Y a veces se pone en evidencia. Le está ocurriendo con su defensa de la transición y su justificación de que fue suficiente para las víctimas de la dictadura. Sería como decir que dejar sin resolver el asesinato de 113.000 civiles es algo memorable. Por eso se empeña en que la sociedad deje de preocuparse y ocuparse de su propio pasado. Así de clarito lo ha dicho en la entrevista que ha aparecido publicada ayer en el diario italiano El corriere de la sera. Y se ha quedado agusto:

“Parece que aquí no se hace otra cosa que hablar de Guerra Civil y de toros, claro. Y así no se afrontan los problemas reales de un país que tiene un 20 por ciento de paro y un 30 por ciento de fracaso escolar”. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Carta de un desaparecido

Hace tiempo me vi en la necesidad de escribir esta carta a los militantes socialistas. Ahora la hago extensiva a todos los ciudadanos responsables, capaces de defender los derechos humanos. Para mí es duro ver que la tragedia que me tocó morir y la que le tocó vivir a mi familia no han sido suficientes para hacer saltar los resortes sociales y generar protestas. Ha tenido que ser la persecución al juez Garzón la que dispare las alarmas. Habrá que estudiarlo para entenderlo. Pero lo que no puedo hacer es dejar escapar esta oportunidad.

He decidido escribirte en un momento muy importante para mí y, aunque quizás no veas la dimensión de todo lo que representa, también para ti. El próximo jueves (por el 14 de diciembre de 2006) va a debatirse en el Congreso de los Diputados la Ley de Memoria Histórica. No sabes la alegría que me ha producido esa noticia en medio de este otoño húmedo, con el que llevo tantos años conviviendo, el del olvido.

Me produce alegría porque llevo mucho tiempo esperando a que alguien me represente en ese Parlamento. Desde el 20 de noviembre de 1975 esperaba que ocurriera algo así. Mientras gobernaba la UCD no tenía muchas esperanzas, a pesar de que mi mujer, o mi viuda, cobrara en 1979 y por primera vez una mísera pensión por mi muerte, cuarenta años más tarde de que empezaran a cobrarlas las viudas de los franquistas y sin que le correspondieran atrasos. Porque esos atrasos que nunca tuvieron fueron retrasos para mi familia. Seguir leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La hora de romper el silencio

Llevo más de setenta años callado, mudo, con la boca llena de tierra, con el silencio abrazado a los huesos, igual que mi familia.  Los días son iguales, los años han sido iguales, porque la justicia no ha venido a buscarnos, porque la política no ha venido a buscarnos, porque la democracia no ha contado con nosotros.

Pero ayer ocurrió algo, algo que convulsionó este lugar, como si se hubiera descargado sobre nosotros un camión de tierra. Una sacudida me despertó y entonces, después de tanto tiempo, me di cuenta de que tenía voz.

Después escuché gritos que clamaban contra la vergüenza, a favor de la justicia, protestando porque hay un alto tribunal  que considera que habernos asesinado y abandonado en esta fosa no es un delito. Y de pronto he sentido que quiero hablar, contar, dar a conocer, denunciar, romper esta mordaza con la que el dolor y el miedo ha anudado mis palabras durante tantos años. Es hora de que hable mi memoria.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario